Cuando la lombriz tiene antojo… frase para cuando tiene ganas de un bocadillo

Decía mi abuela… mi lombriz tiene antojo de… y empezaba a ver el refrigerador.

Acto seguido comenzaba a preparar unos aperitivos que se nos hacía agua la boca.

Y bueno que te puedo decir, al estar los nietos en casa era todo un festín cuando esa frase venía de mi abuelita.

Lo mágico de esos momentos es que no corría a la tienda a traernos papas ni dulces de los que solemos ver ahora… o no, todo lo que comíamos era de preparación casera y había para todos los gustos.

A veces nos preparaba bocadillos dulces, en otros casos eran salados, estaban los crujientes y también los picositos.

Todo variadito para nuestros paladares mixtos.

Y solo para que te des una idea de lo que te hablo, te muestro algunos de esos bocadillos que nos preparaba mi abuelita que nos hacía sentarnos alrededor de la mesa de su cocina y en muchas ocasiones participábamos en su elaboración… era un grato momento.

Estas son ideas dulces:

a) Paletas caseras de diversas frutas

Parecerá una tarea difícil o tardada pero realmente hacer paletas con fruta natural es de lo más sencillo.

Lo mejor para este postre es realizarlo un día antes para darle tiempo a que se congelen.

Otra cosa divertida es utilizar moldes … y bueno… en esos días de calor son más que excelentes.

b) Barras de cereza con jengibre

En lugar de comer galletas azucaradas las barras hechas de melaza, cerezas secas y jengibre confitado son geniales.

Ahora a este tipo de snack lo encuentras como barra de proteína y claro… es pura dinamita y sabe deliciosa.

c) Yogur de mermelada

Es sencillo darle un toque dulce a tu yogurt de la tarde, solo agrega mermelada. Mezcle 1 cucharada de mermelada con 1 recipiente de yogur griego sin grasa para obtener un refrigerio lleno de proteínas.

Ojo… si tu preparas la mermelada será mejor y puedes reducir la cantidad de azúcar en su preparación.

d) Brochetas de frutas tropicales congeladas

Estos eran una de las favoritos de todos, consistía en partir cierta fruta como piña, mango, fresas y las dejas congelar.

Y al día siguiente o por la tarde si es que las preparas en la mañana, solo se insertan en un palo de brocheta y te las comes tal como paletas… son deliciosas.

Como vivo en México, nosotros le agregamos chile piquín y bueno, eso le da un toque picoso, dulce… sabroso.

Entre las opciones saladas y picositas tenemos:

a) Calabacitas rellenas con frijoles negros

Bien… solo partes la calabacita en rodajas y con ciertos toques de cocinera experta nos amotiguaba el hambre hasta la hora de la comida o cena (más cuando veníamos de jugar) y eran ricas… ricas… ricas.

b) Huevos revueltos con jitomate, mozzarella y albahaca en un frasco

Los bocadillos en frascos son más divertidos y el preparar este tipo de opciones es también muy rico y nutritivo.

Resultado de imagen para brochetas de fruta

c) Bocaditos de Pretzel con Jalapeño

Ya sea que se preparen estos bocados de pretzel como refrigerio después de la escuela o como aperitivo de fiesta, son la cantidad perfecta de salado y picante.

A nosotros nos los daban los fines de semana cuando nos reuníamos varios primos… así nos mantenían a raya con la deliciosa comida . ¡Ah, que tiempos aquellos Sr. Filemón!

Fuentes de información: youtube | beyondfrosting.com | lekue.com | eatmeguiltfree.com.mx | pinterest.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *