Cuando la lombriz tiene antojo… frase para cuando tiene ganas de un bocadillo

Decía mi abuela… mi lombriz tiene antojo de… y empezaba a ver el refrigerador.

Acto seguido comenzaba a preparar unos aperitivos que se nos hacía agua la boca.

Y bueno que te puedo decir, al estar los nietos en casa era todo un festín cuando esa frase venía de mi abuelita.

Lo mágico de esos momentos es que no corría a la tienda a traernos papas ni dulces de los que solemos ver ahora… o no, todo lo que comíamos era de preparación casera y había para todos los gustos.

A veces nos preparaba bocadillos dulces, en otros casos eran salados, estaban los crujientes y también los picositos.

Todo variadito para nuestros paladares mixtos.

Y solo para que te des una idea de lo que te hablo, te muestro algunos de esos bocadillos que nos preparaba mi abuelita que nos hacía sentarnos alrededor de la mesa de su cocina y en muchas ocasiones participábamos en su elaboración… era un grato momento.

Estas son ideas dulces:

a) Paletas caseras de diversas frutas

Parecerá una tarea difícil o tardada pero realmente hacer paletas con fruta natural es de lo más sencillo.

Lo mejor para este postre es realizarlo un día antes para darle tiempo a que se congelen.

Otra cosa divertida es utilizar moldes … y bueno… en esos días de calor son más que excelentes.

b) Barras de cereza con jengibre

En lugar de comer galletas azucaradas las barras hechas de melaza, cerezas secas y jengibre confitado son geniales.

Ahora a este tipo de snack lo encuentras como barra de proteína y claro… es pura dinamita y sabe deliciosa.

c) Yogur de mermelada

Es sencillo darle un toque dulce a tu yogurt de la tarde, solo agrega mermelada. Mezcle 1 cucharada de mermelada con 1 recipiente de yogur griego sin grasa para obtener un refrigerio lleno de proteínas.

Ojo… si tu preparas la mermelada será mejor y puedes reducir la cantidad de azúcar en su preparación.

d) Brochetas de frutas tropicales congeladas

Estos eran una de las favoritos de todos, consistía en partir cierta fruta como piña, mango, fresas y las dejas congelar.

Y al día siguiente o por la tarde si es que las preparas en la mañana, solo se insertan en un palo de brocheta y te las comes tal como paletas… son deliciosas.

Como vivo en México, nosotros le agregamos chile piquín y bueno, eso le da un toque picoso, dulce… sabroso.

Entre las opciones saladas y picositas tenemos:

a) Calabacitas rellenas con frijoles negros

Bien… solo partes la calabacita en rodajas y con ciertos toques de cocinera experta nos amotiguaba el hambre hasta la hora de la comida o cena (más cuando veníamos de jugar) y eran ricas… ricas… ricas.

b) Huevos revueltos con jitomate, mozzarella y albahaca en un frasco

Los bocadillos en frascos son más divertidos y el preparar este tipo de opciones es también muy rico y nutritivo.

Resultado de imagen para brochetas de fruta

c) Bocaditos de Pretzel con Jalapeño

Ya sea que se preparen estos bocados de pretzel como refrigerio después de la escuela o como aperitivo de fiesta, son la cantidad perfecta de salado y picante.

A nosotros nos los daban los fines de semana cuando nos reuníamos varios primos… así nos mantenían a raya con la deliciosa comida . ¡Ah, que tiempos aquellos Sr. Filemón!

Fuentes de información: youtube | beyondfrosting.com | lekue.com | eatmeguiltfree.com.mx | pinterest.es

5 consejos de seguridad para montacargas para un gerente de almacén

Mover tu inventario manualmente es agotador y puede llevar mucho tiempo. Pero con el uso de carretillas elevadoras, el trabajo se ha simplificado.

La administración del almacén puede, por lo tanto, reubicar tu trabajo en otro lugar o ahorrar un poco de dinero al reducir la fuerza laboral.

Sin embargo, las carretillas elevadoras, no importa cuán efectivas sean, presentan algunas preocupaciones de seguridad que si no se abordan pueden convertirse en una responsabilidad.

Los almacenes, desde el almacenaje fiscal hasta cualquier otro negocio que use estas máquinas deben respetar la seguridad de los montacargas.

Resultado de imagen para carretillas elevadoras

El uso adecuado de las carretillas elevadoras garantiza la seguridad de los empleados, así como la seguridad del inventario.

Si bien los almacenes pueden haber tomado medidas para garantizar que sus empleados estén asegurados, así como el inventario, todavía es lógico hacer que el almacén sea un entorno seguro para todos.

Si los empleados se sienten seguros, no hay nada que les impida hacer un trabajo perfecto, por lo tanto, la seguridad de los montacargas y otras medidas actúan como una buena motivación.

Además, se debe enfatizar la seguridad tanto como se subraya la necesidad de velocidad en las operaciones del almacén.

A continuación hay cinco consejos de seguridad que deben observarse:

a) Inspeccionar la carretilla elevadora

En primer lugar, se debe asegurar de que la máquina que estás utilizando cumple con los estándares.

No desea que se descomponga en medio del inventario en movimiento, esto no es bueno bajo ninguna circunstancia.

Resultado de imagen para hacer un inventario

Eso podría tener consecuencias desagradables para el conductor y otros trabajadores alrededor del almacén.

Podría llevar una carga pesada cuando se produce la avería o, lo que es peor, pierde los frenos y el operador no tiene control. Por lo tanto, revisa el montacargas y haz las reparaciones necesarias.

El supervisor de turno debe conocer cualquier problema y cumplir con las reglas de seguridad.

Además, la carretilla elevadora debe alimentarse y embalarse con cuidado cuando no esté en uso.

La inspección de la carretilla elevadora debería ser algo cotidiano y nunca asumir que está bien desde la verificación de rutina de ayer.

b) El operador debe estar calificado

Evita poner en peligro a tus empleados contratando operadores de montacargas calificados.

El operador debe proporcionar prueba de certificación y ser evaluado. El operador debe usar el cinturón de seguridad y la vestimenta de funcionamiento adecuada.

Después de todo, todo esto es parte del entrenamiento.

Resultado de imagen para operador de montacargas

Se puede ofrecer un curso de actualización para garantizar que la calificación se complete con un determinado estándar.

La experiencia es un factor a tener en cuenta ya que el operador sabe cómo comportarse.

c) Presta atención durante la operación

Hay mucho tráfico en el almacén. Los peatones pueden sufrir daños si se topan con los montacargas.

Otra fuente de peligro son las cargas que se caen de la horquilla. Por lo tanto, prestar atención es un consejo de seguridad crítico para el montacargas.

Asegúrate de que no te encuentres con otros montacargas y empleados. Si la carga obstruye tu camino, obtén ayuda para encontrar el camino o conduce en reversa.

d) Sé considerado con los demás.

La seguridad de la carretilla elevadora dicta que tengas en cuenta a los demás. Eso significa que no hay movimientos rápidos, giros repentinos y siempre alerta a las personas que están cerca.

Resultado de imagen para seguridad carretillas elevadoras

Educar a otros empleados también es otra forma de prevenir accidentes. Es decir, pedirles que se paren o caminen a una distancia segura de los tenedores.

e) Mira la carga

Evita transportar más de lo que puede manejar la carretilla elevadora. No excedas el límite, todo en nombre de la eficiencia y completar el trabajo rápidamente.

Además, asegúrate de que la carga sea estable para evitar que se caiga afectando el equilibrio de la carretilla elevadora y aumentando el riesgo de un accidente. Al ponerlo en los estantes, ten cuidado.

La seguridad de la carretilla elevadora permite operaciones sin problemas. Cuidar de tus empleados es tu prioridad número uno y estos consejos de seguridad para montacargas serán útiles.