Nada es seguro

Hace más de dos años mi novia termino con nuestro compromiso después de haber hecho un viaje juntos, fue una gran celebración de aniversario pues cumplíamos seis años fuimos de viaje a varias playas por supuesto que todo estuvo muy bien nos divertimos tanto; con cada detalle que yo tenía ella me respondía diciendo que me amaba mientras compartíamos cenas románticas y podíamos pasar horas estando recostados sobre en la arena conversando y haciendo planes para nuestro futuro, por las noches cuando salíamos de fiesta me rodeaba el cuello con sus delgados brazos para que yo besará sus labios, me sentía locamente enamorado por eso cuidaba celosamente que fueran muy dedicados en los detalles de la decoración de la habitación en cada uno de los hoteles en los que nos hospedamos para hacerla sentir única y muy especial. Todo parecía espléndido honestamente yo estaba cegado por el amor que creía tenerle, tanto que hasta ya tenía planeado pedirle matrimonio a nuestro regreso de una manera muy romántica y especial con su familia, la mía y nuestros amigos participando de nuestra felicidad, sabía que no era del total agrado de sus padres pues ellos creían que su hija merecía alguien mucho mejor que yo.

Creía que ella era la mujer de mi vida y que quería pasar la vida a su lado pero, no contaba con que ella no pensaba lo mismo que yo puesto que me cito en una cafetería dos noches después de que volvimos de nuestro viaje, la escuche un poco distante pero no le di mucha importancia, yo estaba emocionado esperando a que llegará el fin de mes para llevar a cabo mi plan. Al anochecer llegue muy puntual al lugar donde nos encontraríamos aunque ella no llegaba aun; la espere pacientemente por quince minutos más, cuando por fin la vi atravesando por la puerta del local pude ver su semblante demasiado serio de inmediato me levante para saludarla y sentí un cierto rechazo a que le diera un beso en seguida comenzó la conversación diciendo y me dijo que debíamos terminar, no entendía nada de lo que estaba pasando pero tampoco tuve opción de manera que termino nuestro noviazgo.

Los primeros meses llore demasiado caí en depresión pues no comprendía que había sucedido después de un tiempo me entere por un conocido en común que mi ex llevaba un par de meses de estar de novia de un tipo, honestamente reconozco que me dolió mucho pero eso mismo me dio la fortaleza para salir de la situación en la que estaba y hacer un cambio radical en mi vida, de manera que decidí inscribirme en un gimnasio, me levantaba todos los días a correr un rato por las mañanas, cambie un poco mis hábitos alimenticios he de mencionar que al principio me costó un poco de trabajo acoplarme pero después de unas semanas me sentía de mucho mejor ánimo, más relajado con más energía aunque llegaba tan agotado a casa que dormía profundamente y así continúe durante un tiempo sin interesarme en salir con alguna chica.

Sin darme cuenta ya había pasado poco más de un año y mi vida había mejorado en todos los sentidos cuando observe una chica que hacia su rutina en el gym junto a mi lugar aunque ella nunca me miraba ni por error, creí que yo le era bastante indiferente sin embargo ella si atrajo mi atención hasta que un buen día me arme de valor para hablarle e invitarla a salir, para mi sorpresa acepto ir a cenar conmigo esa noche comenzamos una amistad que al poco tiempo se convirtió en algo más y al pasar de los días mi ex me llamo para pedir una nueva oportunidad diciendo que se había equivocado, si esto hubiese sucedido antes sin duda le diría que si regresáramos pero ahora no, yo estaba contento de estar con la persona correcta.

A diferencia de mi mala experiencia anterior ahora no estoy mucho mejor afortunadamente; en esta ocasión estoy completamente seguro que la amo y ella me corresponde es una mujer maravillosa por la que quiero trabajar el resto de mi vida en hacerla feliz, me esforzaré y seguiré intentándolo cada dia mientras viva, pues me di la oportunidad de empezar de nuevo y resulto que acerté.

En este momento estamos a punto de comenzar nuestro viaje de bodas, y ahora comprendo que el amor no se trata de convivir un tiempo determinado con una persona y ofrecer matrimonio porque ya se lleva un tiempo juntos como yo pensaba hace unos años atrás.